domingo, 24 de marzo de 2013

El fútbol y las tradiciones distorsionadas

Carles: Conozco perfectamente tu visión romántica del futbol y por eso, me imagino, nunca estarías de acuerdo con la idea de que se trata de uno de los más poderosos instrumentos de colonización, un corruptor de identidades, ¿verdad?
Edu: En lo que se refiere a la identidad, mi opinión es justo lo contrario. Y, eventualmente sí, con relación a lo de la colonización.
Carles: Lo preguntaba por que, según los resultados de una encuesta reciente, realizada por la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de La Habana, la mayoría de los cubanos menores de 40 años manifestaron su mayor entusiasmo por fútbol que por el beisbol, históricamente su deporte más tradicional. En realidad, ¿cuál de ellos estaría más vinculado a la identidad cubana? Sin lugar a duda, la industria cultural ha adoptado el fútbol como uno de sus productos estrellas de globalización, de fácil asimilación y consumo. Pero el beisbol podría ser una clara seña de la influencia norteamericana, pues responde al típico modelo deportivo yanqui, fundamentado en la actividad física, pero bajo estrategia de juego de tablero.
Edu: Tú mismo lo has dicho: la industria ‘adoptó’ al futbol, no que este hubiese nacido para ser industria. Hace tiempo que defiendo la idea de que existen dos tipos de fútbol: el 'esencial' y el 'de mercado'. Este último depende del primero que, sin embargo, seguirá sobreviviendo siempre, con vida propia, independiente de lo que el mercado pueda hacer.
Carles: O sea, estás de acuerdo con mi primera hipótesis… el fútbol es (o puede ser) un poderoso instrumento de distorsión de identidades y de raíces culturales. Impositivo por ser invasivo, como todo el resto de formas de persuasión a través de la masificación de ideas.
Edu: Masificado y, por lo tanto, invasivo, quizá. Pero no necesariamente como un instrumento de distorsión de identidades. El fútbol cuajó allá donde encontró una forma de identificación con un deporte de matiz popular, o sea, algún tipo de vínculo con las raíces culturales. ¿Por que crees que no ha sido así en Estados Unidos, Canadá o parte del Caribe, o mismo en China, pese a la millonada invertida en la masificación, en esos lugares? ¿Es un problema cultural o de identificación? Es una barrera de raíz? Si el fútbol masificado o fútbol de mercado no dependiese del vínculo identitario, Estados Unidos seria el país con el mayor número de practicantes de fútbol si consideramos las muchas intentonas de forjar aquel mercado. El problema es que carecen de la esencia.
Carles: Cuajará, cuajará, no te preocupes. Está claro que las aptitudes naturales favorecen la implantación, además de otros factores. El fútbol es sencillo para el seguidor (no tanto para quien lo practica) por ello es el gran elegido. Seguramente, los norteamericanos no se consideran suficientemente populares para el "soccer", que claramente menosprecian y consideran una práctica menor. No obstante, es innegable que existen focos de su práctica en el país, vinculados a las colonias europeas y latinoamericanas, que sostienen la escasa práctica del fútbol. En este caso sí perdura una conexión con las raíces culturales. Una clara y manifiesta resistencia a la imposición e otras culturas, echando mano justamente del fútbol (o soccer).
Edu: Es obvio que existen focos, y muchos. El fútbol femenino allí es uno de los más desarrollados del mundo. Carles, es mucho más complicado ser tan artificial como propones y obtener resultados, digamos, técnicos para poder conseguir la visibilidad que lo pueda proyectar al mercado.  Está claro que el fútbol tiene más posibilidades y quizá eso ayude a explicar tu tesis del principio sobre Cuba. Pero piensa en el caso de América do Sur de inicios del siglo XX. El fútbol llegó por una vía colonialista, los ingleses. Aquí, en Argentina, en Uruguay. Era una práctica elitista, porque nadie siquiera conocía las reglas, a no ser los estudiantes privilegiados que pasaban por las escuelas británicas. ¿Por que no tuvo éxito entre las camadas más populares? ¿Por que no permaneció entre las élites? ¿Por imposición cultural? ¿Gracias a un tipo de marketing rudimentario que desconocemos si existiese entonces? Por supuesto que no. Fue gracias a que demostró ser una forma de manifestación con la que se identificaban las masas. Con el paso de los años, las élites fueron siendo excluidas hasta transformarse en minoría.
Carles: Sin duda que se encontró una mayor propensión a la aceptación. La industria cultural era embrionaria y apenas se había desarrollado. Quizá fuera un tema de imitación o motivado por la posibilidad de ascensión social por su reconocimiento como deporte da la clases pudientes. Pero lo que yo discuto no es la fascinación que el fútbol pueda exhalar. Eso es innegable. El gran crecimiento en Sudamérica tiene muy poco o nada de impositivo. Hace parte de la génesis de un deporte que nace en Europa, pero que alcanza la pubertad, la edad de la curiosidad y creatividad, en el continente americano. Podríamos decir que se trata de un resurgimiento o mismo de una reinvención sin la que el fútbol quizá, no seria el mismo. Pocos son capaces de negar que es el mayor deporte de todos los tiempos. Yo no me atrevo a negar algo que es una evidencia. El problema es que desplace tradiciones y cercene la elección de jóvenes por desinformación sobre otros deportes, privándolos de todas las posibilidades de la práctica polideportiva y de una oferta plural. Claro que eso ocurre más en algunos países que en otros.
Edu: En este caso, veo que la dinámica es natural y legítima, aún que sea algo lamentable. Claro que el chico que conoce solo el fútbol pudo haber dejado de ser un excelente nadador o practicar otro deporte más 'sano'. Pero ¿cómo solucionarlo? Si los sistemas educativos funcionasen de una forma más plural - y en ese punto los norteamericanos saben lo que hacen -, el deporte haría parte del currículo escolar, en todo el mundo. Quizá sea la única solución. quizá...
Carles: En las escuelas, en centros culturales y deportivos municipales, en cada barrio. No estoy en contra del fútbol, pero defiendo que se dé la misma oportunidad para que los críos puedan conocer y enamorarse de otros deportes. Es más que probable que, de todos modos, el fútbol seria el ganador. Un justo ganador.
Edu: Me parece que el romántico aquí eres tú. Más tú...
Carles: Nunca lo he negado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario